CDC cierra ciclos de Talleres de Participación e Inclusión Estudiantil en colegios municipales de la Región Metropolitana.

Participaron la Escuela Básica Municipal Pucará Lasana de la comuna de Quilicura y el Colegio Lo Cañas de la comuna de La Florida.

Tal como ha sido la tónica de los últimos años, el equipo del Centro de Desarrollo Cognitivo ha generado alianzas con colegios municipales en distintas comunas de la Región Metropolitana para el desarrollo de talleres de Participación e Inclusión estudiantil, con el foco en la voz del estudiantado.  Dichas iniciativas se presentan como una oportunidad de autoevaluación participativa de las unidades escolares desde la perspectiva de niñas, niños y adolescentes como una forma de reivindicación a su papel activo y protagónico en la detección de barreras y recursos a la participación y el aprendizaje, y el apoyo a la diversidad.

En esta oportunidad, tanto la Escuela Básica Municipal Pucará Lasana de la comuna de Quilicura y el Colegio Lo Cañas de la comuna de La Florida, han concluido con éxito los procesos desarrollados, promoviendo prácticas de participación democrática junto a los y las estudiantes, que permiten analizar sus trayectorias escolares y valorizar sus propias perspectivas en tanto actores activos dentro de la gestión escolar, mediante la aplicación de distintas herramientas de investigación acción participativa.

Ambas iniciativas se desarrollaron durante el segundo semestre lectivo con 8 sesiones semanales con el apoyo como “amigos críticos” de los estudiantes en práctica en Antropología de la Universidad de Chile, Beatriz Rodríguez Gutiérrez, y en Psicología de la Universidad de Santiago de Chile, Esteban Fica Pinol, junto al apoyo del equipo del CDC compuesto por Cristopher Yáñez-Urbina, Jorge Soto Cárcamo e Ignacio Figueroa Céspedes. Por parte de las escuelas participaron en la iniciativa, el profesor Juan Abarca (Pucará) y Mafalda Contreras (Lo Cañas).

Los y las participantes valoraron la instancia como un espacio para ser escuchados, de desarrollo del trabajo colaborativo mediante actividades lúdicas y “en el lenguaje de nosotros”, como manifiestan algunas de las personas entrevistadas. Por otro lado, fue el mismo estudiantado quienes presentaron sus hallazgos y propuestas de innovación educativa, en términos de inclusión y participación estudiantil, hacia los equipos docentes y directivos de ambos establecimientos educacionales, fomentando espacios de encuentro y diálogo entre los distintos actores de la comunidad educativa.

También, los directores aprecian estos talleres como una oportunidad para visualizar la escuela a sí misma, en donde este tipo instancia es valorada en forma “bastante positiva, pues viene bien hacer este tipo de intervenciones, porque muchas veces la escuela peca de despotismo, un poco como en el despotismo ilustrado (…) como todo para el pueblo y sin el pueblo. La escuela a veces funciona con ese lema, en vistas que uno hace todo por los alumnos, pero sin los alumnos; entonces acá se han tratando de hacer cosas incluyéndolos y escuchándolos”, tal como señalan el director del Colegio Lo Cañas, César Jaramillo.

En este sentido, se evalúa este tipo de instancias como una oportunidad hacia la democratización de los procesos de evaluación, mejora e innovación en la escuela. Al respecto, Ignacio Figueroa Céspedes, Coordinador del Área de Formación Continua, Extensión y Asesorías del Centro de Desarrollo Cognitivo concluye que “este tipo de actividades nos permiten como centro, acercarnos in situ a la realidad educativa que se vive en las escuelas, estrechando brechas entre teoría y práctica, ayudándonos a validar, revisar y rediseñar nuestras metodologías de exploración y al mismo tiempo, son un buen escenario para sistematizar e investigar los significados que estas prácticas inclusivas tienen en el territorio escolar.  Escuchar a los niños y niñas es un ejercicio de alto interés y aporte a la gestión de una escuela inclusiva”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.